VALLADOLID (ESPAÑA), 26/10/2021.- El actor José Coronado recibe la Espiga de Honor durante la gala de la 66 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), este martes en Valladolid. EFE/ Nacho Gallego

El amor al cine madura las cuatro Espigas de Honor Seminci

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El amor y una vida dedicada al séptimo arte ha permitido madurar y recoger los granos en forma de premio a los cuatro galardonados con la Espiga de Honor de la 66 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci): el actor José Coronado, la actriz Mercedes Sampietro, el realizador Álex de la Iglesia y el director de fotografía José Luis Alcaine.

Reconocimiento a la trayectoria y a la aportación al cine

Todos ellos han mantenido este martes un encuentro con la prensa horas antes de recoger en la gala del cine español que programa este festival las cuatro estatuillas que reconocen su trayectoria y aportación al mundo del cine, al que han dado y deben, como han reconocido los cuatro, su vida.

En el apartado de interpretación, Coronado suma con esta Espiga de Honor un nuevo reconocimiento en una trayectoria que ronda el medio centenar de títulos y presenta personajes de muy distintos registros, que le han hecho pasar ya en varias ocasiones por un festival «muy querido» para él como es la Seminci.

«Empecé en este festival hace 35 años con una película de Delibes que, todo hay que decirlo, no fue muy bien», ha recordado el intérprete, que ha rememorado también cómo fue el «azar» el que intercedió para que el mundo del cine se cruzara en su camino y nunca más se desviara de él, ya que él estaba cursando derecho.

Por su parte, Mercedes Sampietro, ganadora de un Goya en 2002 por ‘Lugares comunes’, ha expresado que esta Espiga de Honor supone un «reconocimiento muy grande», ya que guarda «muy buenos recuerdos» de la Seminci.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin embargo, el más lanzado de la tarde ha sido el realizador Álex de la Iglesia, que ha bromeado que él aún es un «chaval» como para estar recibiendo Espigas de Honor a su carrera, al tiempo que ha manifestado sentirse un poco pequeño al lado de los «tres monstruos» que han sido galardonados junto a él.

Con casi una veintena de títulos en su trayectoria y algunos «imprescindibles» en los últimos 30 años, De la Iglesia ha confesado que el cine es un arte que «acelera la vida»: «Es como vivir a velocidad multiplicada por cuatro».

Alcaine: un reconocimiento al iluminador del cine

Finalmente, en el apartado de fotografía, la Espiga de Honor de la 66 Seminci ha reconocido a José Luis Alcaine (Tetuán, 1938) por «toda una vida dedicada a iluminar películas», labor por que fue galardonado en 1989 con el Premio Nacional de Cinematografía, además de cinco Goyas -con 15 candidaturas- y otros prestigiosos premios como la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (2011).

Además, la nómina de los directores que han reclamado a Alcaine para sus películas incluye, entre otros muchos, a Bigas Luna, Fernando Trueba, Pilar Miró, Carlos Saura, Fernando Fernán Gómez, Antonio Giménez-Rico o a Pedro Almodóvar, que, con su último trabajo en ‘Madres paralelas’, han reeditado una dupla que lleva firma propia en muchos filmes.

«De joven me dijeron que no valía para hacer películas, pero yo no hice ni puñetero caso», ha recordado Alcaine, quien ha explicado que si consiguió hacerse un hueco en España en sus inicios fue gracias a Carlos Saura, otro genio de la luz.

Precisamente ha sido De la Iglesia el que se ha deshecho en elogios hacia Alcaine: «Este señor es mucho mejor que los americanos y le tenemos aquí y es una persona con la que te puedes ir tranquilamente a tomar un café», ha apostillado el realizador, quien ha asegurado que el cine es todo «cuestión de amor, algo único. Un sueño», ha apostillado.