¿Cómo reclamar un despido? / IMAGEN CEDIDA

¿Cómo reclamar un despido?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Si la empresa para la que trabajas ha decidido interrumpir vuestra relación laboral y no estás de acuerdo, debes saber que puedes reclamar el despido. En estos casos, lo primero que debes tener en cuenta es si el despido se ha producido según lo estipulado en la ley, cuáles son las causas del despido y en qué fecha se ha hecho efectivo.

A continuación, deberás presentar tu reclamación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Si, tras el acto de mediación no llegas a ningún acuerdo con la empresa, deberás iniciar un procedimiento ante el Juzgado de lo Social.

A lo largo de todo este procedimiento, lo mejor será que estés acompañado por un buen Abogado Laboralista en Madrid o en la ciudad en la que residas. De esta manera, estarás continuamente asesorado y sabrás qué pasos dar con el fin de conseguir la indemnización que mereces o que el despido quede anulado y la empresa te readmita.

Si quieres saber más sobre qué tipo de despidos existen, cómo se deben comunicar para que sean efectivos o cuánto tiempo dispones para reclamar, sigue leyendo este artículo en el que te damos toda la información que necesitas.

¿Qué tipos de despidos existen?

A través de un despido se produce la finalización de una relación laboral. Sin embargo, existen varios tipos de despido en función del motivo que lo provocó. Dependiendo del tipo de despido, la reclamación deberá enfocarse de una u otra manera.

En primer lugar, están los despidos disciplinarios. Estos despidos se producen cuando el empresario se basa en un incumplimiento grave del contrato por parte del trabajador para finalizar la relación laboral. Algunas de las razones por las que se pueden dar estos despidos son:

  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento laboral
  • La embriaguez habitual o toxicomanía que afecte negativamente al trabajo
  • Las ofensas verbales o físicas al empresario, a los trabajadores a sus familiares
  • Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad

En segundo lugar, están los despidos objetivos, que se basan en determinadas causas legales recogidas en el Estatuto de los Trabajadores (ET). Entre estas causas se incluye la ineptitud de los trabajadores, las faltas de asistencia al trabajo justificadas pero intermitentes y las causas técnicas, organizativas, productivas o económicas de la empresa. Estas causas siempre se podrán recurrir a través de un procedimiento judicial.

Por último, también es posible que se trate de un despido colectivo, en los que se ven afectados varios trabajadores. En estos casos, la empresa deberá haber tramitado un Expediente de Regulación de Empleo y cumplir con las formalidades del ET.

¿Cómo se debe comunicar un despido?

Independientemente del tipo de despido del que se trate, éste deberá comunicarse por escrito y haciendo constar las causas que lo motivan. Asimismo, es fundamental que en este documento escrito quede constancia de la fecha en la que tendrá efecto el despido.

Además, aunque lo normal es informar el despido con 15 días de antelación, es importante saber que no es obligatorio cumplir con este plazo y que el momento de comunicación del despido puede variar en función de los motivos por los que se produzca.

¿Cuál es el plazo para reclamar un despido?

Para reclamar un despido es fundamental tener en cuenta cuál es la fecha en la que se hace efectivo el mismo. A partir de esta fecha, el trabajador dispondrá de 20 días laborables para presentar la correspondiente reclamación en caso de no estar de acuerdo.

¿Cómo se debe reclamar un despido?

Si el trabajador no está satisfecho con el despido y lo quiere reclamar, deberá escribir sobre la carta de despido “recibido y no conforme” y firmarla. Además, deberá asegurarse de que en la carta está correctamente indicado el motivo del despido y su fecha.

A continuación, lo ideal es ponerse en contacto con un Abogado Laboralista especializado en despidos. Este profesional será el encargado de atender tus necesidades y llevar a cabo el procedimiento de la manera más acorde a tus intereses.

En primer lugar, el Abogado Laboralista presentará tu reclamación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Durante la mediación, expondrá tu situación y tratará de negociar el mejor acuerdo para tí.

En caso de que no se llegue a ningún acuerdo a lo largo de este trámite, los Abogados Laboralistas iniciarán un procedimiento ante el Juzgado de lo Social. El resultado de este procedimiento será la calificación del despido como procedente, improcedente o nulo.

En caso de despido nulo, el trabajador deberá ser readmitido en su puesto de trabajo y recibir los salarios que dejó de percibir durante el procedimiento. En caso de ser improcedente, se podrá optar entre una indemnización por despido o la readmisión.

¿Qué indemnización se obtiene por despido?

Si el despido se declara improcedente, el trabajador obtendrá una indemnización de 45 días por año de servicio trabajado antes del 2012 y 33 días por año de servicio trabajado a partir del 2012.

AGENCIA EFE S.A. no se hace responsable de la información que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.