MADRID, 29/11/2021.- (De izq a der) El director de Regulación y Asuntos Públicos de ENGIE, Daniel Fernández; la manager del Clúster de Cambio Climático, Julia Moreno; el especialista en Sostenibilidad Ambiental de Nestlé, Pedro Ruiz; la responsable del Clúster de Cambio Climático, Raquel Canales; el director de EFEverde, Arturo Larena; el director general de Forética, Germán Granda; la directora de proyectos y servicios de Forética, Ana Herrero; el director de Sostenibilidad de LafargeHolcim, Raúl Pérez y el responsable de Cambio Climático de Naturgy, Amado Gil, posan durante el encuentro empresarial "Las empresas españolas ante el reto de la descarbonización para 2050" en el que se analizarán los resultados y tendencias clave abordadas en la COP26 desde la perspectiva empresarial, este lunes, en la sede de la Agencia Efe en Madrid. EFE/Javier Liaño

El sector privado alinea su «apetito» inversor con los desafíos climáticos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El «apetito» inversor del sector privado se alinea con el crecimiento sostenible, lo que pasa por la financiación de proyectos de energía renovable y una cuantificación más precisa por las entidades de los riesgos climáticos en toda la cadena de valor para alcanzar los objetivos de descarbonización.

Así lo han explicado representantes del sector privado pertenecientes a diversos sectores económicos, como el energético, sanitario, financiero o de la construcción que han participado este lunes en el encuentro «Empresas españolas ante el reto de la descarbonización» organizado por Forética y EFEverde, para evaluar las tendencias claves abordadas en la reciente COP26 de Glasgow (Reino Unido), desde la perspectiva de las empresas.

Rumbo a la cero emisiones netas para 2050

La jornada, moderada por el director de EFEverde, Arturo Larena, ha arrancado con la intervención de Germán Granda, director de Forética -organización que representa a unas 200 grandes compañías y multinacionales españolas ante el desarrollo sostenible- que participó presencialmente en la COP26 y para quien la ambición climática “ha mejorado, pero no lo suficiente”.

A pesar de que se lograron avances en cuestiones como “los mercados de carbono, el metano o la protección de los bosques”, Granda considera “no demasiado ambicioso” deshacerse solo de las “inversiones ineficientes en combustibles fósiles”.

Antes de dar paso a la primera mesa de debate de la jornada, la directora de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), Valvanera Ulargui, ha señalado que “el compromiso de las cero emisiones netas para 2050” es un objetivo que constituye “la estrella polar” que guiará la acción climática en el mundo empresarial conforme a los compromisos nacionales e internacionales al respecto.

Medición de la huella de carbono total

En la primera mesa redonda, sobre “Realidad nacional”, Julia Moreno, la mánager del clúster de cambio climático de Forética, ha desgranado las conclusiones del informe «Cero emisiones netas: las empresas españolas ante el reto de la descarbonización», en el que han participado sesenta empresas que representan medio millón de empleados en España.

Inversiones sostenibles

El documento refleja que el talón de Aquiles de la descarbonización empresarial está en “la medición de la huella de carbono total”, ya que “solo un 30 % de las compañías mide sus emisiones de manera completa”, siendo la principal dificultad la medición de “las emisiones de alcance 3”, aquellas generadas indirectamente mediante “inversiones, compra de productos o servicios y viajes de los empleados”, entre otros procesos, ha señalado Moreno.

El director de regulación y asuntos públicos de ENGIE, Daniel Fernández, ha asegurado que “el apetito inversor del sector energético español está alineado con los compromisos públicos”; sin embargo, ha destacado, “hay que aumentar la generación de electricidad de origen sostenible”, algo que se materializará con una progresiva penetración de renovables, con “unos 2.000 megavatios eólicos y 4.000 megavatios fotovoltaicos anuales hasta 2030”, porque “el camino acelerado es la inversión en renovables”.

Giuseppe Chiericatti, director general del grupo farmacéutico internacional Chiesi España, ha explicado que el desafío de la descarbonización requiere “balancear las necesidades de los pacientes y del planeta”, mediante la inversión en “inhaladores bajos en carbono” para los enfermos de asma y EPOC, dolencias que «afectan a 6 millones de personas en España”, ya que emplean gases propelentes nocivos para el medio ambiente.

El director de sostenibilidad de la cementera LafargeHolcim, Raúl Pérez, ha destacado que para borrar la huella de carbono de su sector, que representa “el 6 % de las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) a nivel mundial”, la empresa ha decidido dar un impulso a la economía circular mediante el desarrollo de “hormigones que recogen agua de lluvia o que disipan el calor urbano” y de proyectos de “fertilización carbónica en la huerta almeriense” a partir del CO2 capturado.

En la segunda mesa de debate han participado la responsable del clúster de transparencia, buen gobierno e integridad de Forética, Raquel Canales; los responsables de sostenibilidad de Bankinter y Nestlé, José Antonio Barberá y Pedro Ruiz, respectivamente, y el encargado de cambio climático de Naturgy, Amado Gil.

Gas, banca y alimentación ante la descarbonización

Gil ha destacado que “el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) marca el camino”, ya que “establece que la generación eléctrica con gas va a aumentar por el abandono del carbón y la nuclear”, por lo que cree “importante” que la Comisión Europea “considere al gas una actividad alineada con la transición energética”.

Barberá ha coincidido en que el desafío es “alcanzar la neutralidad de la actividad financiera e inversora”, algo que será cuantificado por los “test de estrés climático” a los que el Banco Central Europeo someterá a las entidades financieras del Viejo Continente.

Ruiz ha detallado que Nestlé ha decidido medir la huella de carbono de toda la cadena de valor, pasando por el cultivo, el transporte, el packaging y la distribución por medio de herramientas homologadas para la medición, con el fin de implantar la reducción de la huella de carbono y hacer una nueva medición.

Actualmente, “Nestlé financia medidas para que los proveedores españoles de la cornisa cantábrica puedan reducir su huella de carbono”, según Ruiz, mediante “plantas fotovoltaicas, modificaciones en la alimentación del ganado” o planes para “convertir las granjas en sumideros de carbono” financiadas a medias con los ganaderos. EFE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.