Un empleado de la empresa C&J Instalar S.A.S trabaja el 19 de julio de 2022, en Copacabana, departamento de Antioquia (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A

Formalización de la microempresa, un reto para el nuevo Gobierno de Colombia

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Uno de los principales retos para Colombia está asociado con impulsar de manera «multidimensional» a la microempresa en su camino hacia la formalización para reducir la desigualdad y mejorar las condiciones sociales y económicas de los emprendedores.

Así lo aseguró este miércoles Interactuar, una corporación de desarrollo social que acompaña con crédito y formación a cerca de 49.000 empresarios del país y que plantea estas propuestas en ese sentido: formalización laboral de la microempresa, simplificación de trámites, educación y cultura y alianza entre grupos de interés.

La líder de Transformación Empresarial de Interactuar, Andrea Zuluaga, señaló a Efe que el nuevo Gobierno, que encabezará Gustavo Petro, partirá el próximo 7 de agosto con una realidad en la que «el 76 % de todo el tamaño empresarial del país es informal, y ahí la mayor participación la tiene la microempresa».

 

Un empleado de la empresa C&J Instalar S.A.S trabaja el 19 de julio de 2022, en Copacabana, departamento de Antioquia (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A
Un empleado de la empresa C&J Instalar S.A.S trabaja el 19 de julio de 2022, en Copacabana, departamento de Antioquia (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A

En la corporación consideran al actual sistema de formalización «complejo y costoso», con requisitos y tarifas difíciles de cumplir para los emprendedores, quienes no suelen entender los trámites, están llenos de temores y carecen de información.

«Hay muchos temas que ellos todavía desconocen. Debemos derribar los paradigmas que causan que muchos empresarios no den ese salto a la formalización para acceder a las ventajas que trae», comentó la experta.

De esas ventajas disfrutan actualmente Candelaria Montiel y Mario Alejandro Muñoz, propietarios del gimnasio IL CORPO, ubicado en el municipio de Caucasia (Antioquia). Cumplir con todos los requisitos y tener a sus nueve empleados formalizados les ha permitido acceder a oportunidades y entrar en el mercado.

«Siempre le apostamos a ese camino de la formalización. Eso nos hizo visibles ante instituciones grandes. Logramos convenios importantes con cajas de compensación y petroleras de la región. Somos su primera opción», contó a Efe Montiel.

Después de soportar los embates de la pandemia con la ayuda de Avancemos Bajo Cauca, una alianza conformada por la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), Interactuar, Mineros S.A., la Fundación Mineros y Comfama, la pareja de emprendedores estabilizó su emprendimiento y actualmente tiene más 450 clientes.

Las capacitaciones con la alianza empezaron en «un momento crucial», cuando se plantearon cerrar el gimnasio, pero «nos fortalecimos y organizamos la empresa» con la asesoría recibida.

Según la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), cerca del 90 % de las empresas del país son micro y del total de empresas creadas durante 2021 el 99,4 % pertenecen a este tipo de negocio.

Menos trámites, más pedagogía

 

Fotografía de archivo de la líder de transformación empresarial de la Corporación Interactuar, Andrea Zuluaga Acosta. EFE/Luis Eduardo Noriega A
Fotografía de archivo de la líder de transformación empresarial de la Corporación Interactuar, Andrea Zuluaga Acosta. EFE/Luis Eduardo Noriega A

Zuluaga manifestó que la formalización no solo tiene «muchas dimensiones», sino que además debe ser vista como un «proceso integral» y proponen al nuevo Gobierno darle al tema «dos miradas».

Una de ellas busca que sean más claros y sencillos puntos como el registro mercantil, el Registro Único Tributario (RUT), los estándares de producción, los permisos sanitarios ambientales y la parte tributaria, mientras que la otra mirada plantea que el proceso de formalización sea «gradual» y «proporcional», es decir, de acuerdo con el tamaño y el nivel de desarrollo de la microempresa.

«Le tenemos que enseñar a los empresarios a ir dando pasos hacia la formalización, no ponérsela como un requisito de entrada, sino como un camino a recorrer, que a medida que vayan creciendo, madurando y siendo más sólidos puedan dar esos pasos», afirmó la experta.

Además, uno de los mayores «dolores» de los emprendedores está ligado a la complejidad y multiplicidad de trámites, en la creación, operación y liquidación de sus empresas.

Por ello, la corporación social considera que la reducción de la informalidad empresarial en el país se debe abordar más desde «la educación y la convicción y no desde la sanción y el castigo».

Llamado a una reforma laboral

La vocera de Interactuar advirtió que tanto la microempresa como el país «necesitan una reforma en la parte laboral» para mejorar en su formalización, un problema que no han conseguido resolver con los mecanismos históricos y que necesita de nuevas alternativas.

«Interactuar le propone al Gobierno partir en una torta los segmentos de la microempresa. Hay que crear medidas de acuerdo con su tamaño», declaró Zuluaga.

Subrayó que la corporación considera «clave» al «frente laboral» para trabajar en la formalización, pero es necesario establecer «condiciones adecuadas» para que los empresarios puedan ir en esa dirección.

«Por ejemplo, para un negocio ‘cuenta propia’, que lo que está generando es autoempleo, hay que tener unas medidas un poco más cercanas a la protección social», expuso la experta.