OLIVA DE PLASENCIA (CÁCERES), 13/08/2022.- El actor Pablo Carbonell (c) durante un momento de la obra "Mercado de amores" anoche en las ruinas romanas de Cáparra en la extensión cacereña del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. EFE/ Jero Morales

Las carcajadas vuelven a Cáparra con Pablo Carbonell y su «Mercado de amores»

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Las carcajadas resonaron esta noche de viernes en las ruinas romanas de Cáparra con «Mercado de amores», un montaje que enseña a los espectadores si realmente el amor se puede comprar a través de las debilidades humanas de un Pánfilo envenenado por la lujuria, que encarna el actor y humorista Pablo Carbonell.

OLIVA DE PLASENCIA (CÁCERES), 13/08/2022.- Los actores Pablo Carbonell y Esther Toledano en un momento de la obra "Mercado de amores" anoche en las ruinas romanas de Cáparra en la extensión cacereña del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. EFE/ Jero Morales

Segunda cita de la extensión cacereña del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, en la que el autor del texto, Eduardo Galán, ha adaptado tres comedias de Plauto (El mercader, Cásina y La comedia de los asnos) con un punto de vista muy actual y con Marta Torres en la dirección, que gira en torno a las debilidades lujuriosas y codiciosas de Pánfilo.

 El enfrentamiento entre padre e hija por la misma mujer

A Pánfilo se le podría considerar hoy día como «un putero» con una mente envenenada por la lujuria y sujeta a unas prioridades de ética cuestionable, como la codicia por el dinero, la corrupción, el placer superfluo, pero que a pesar de ello y gracias a un giro en la trama, conocerá el amor verdadero.

En esta ocasión se ha modificado la trama para mostrar el enfrentamiento entre padre e hija por la misma mujer, que en realidad es un joven y atractivo esclavo vestido de mujer, y que conduce al equívoco y a situaciones paródicas y divertidas en las que el progenitor intenta seducir a la esclava/o ante la complicidad de un público que conoce su verdadera identidad masculina.

Lo primero que deja perplejo al espectador es la modernidad de los planteamientos de la obra.

Corrupción, lujuria, codicia desorbitada y unos personajes que creados hace 21 siglos nos miran y nos dicen: soy como tú.

Y sí, yo soy Pánfilo y soy como tú, pero también soy un Benny Hill mirando las piernas de una enfermera, y Harpo Marx corriendo detrás de una corista, y quizás sea como ese irresistible Don Juan que tantos descalabros morales cometió y de cuya memoria se guarda respeto gracias al perdón obtenido en la confesión.

Lo malo del protagonista es que no reúne los atractivos del personaje de Zorrilla pero sí suficiente riqueza para saltar despreocupado de un lecho a otro.

Pero el destino le pondrá en su sitio para escarnio, burla y regocijo del respetable.

Ejercicio de temporalidad

En definitiva, una comedia que supone un ejercicio de temporalidad al mostrar comportamientos e inquietudes muy humanas que se repiten en la actualidad y que se lleva representando desde hace siglos en el Teatro Romano de Mérida en diferentes contextos.

Otras obras que se podrán ver en las ruinas romanas de Cáparra

El 68º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida continuará este sábado en Cáparra con el montaje «Las suplicantes», en una versión libre de Silvia Zarco sobre las obras homónimas de Esquilo y Eurípides que dirige Eva Romero.

El reparto está encabezado por María Garralón, Juan Mancha, Carolina Rocha, Rubén Lanchazo, Cándido Gómez, Laura Moreira, Nuria Cuadrado, Maite Vallecillo, Eduardo Cervera, Javier Herrera, con Luisa Gavasa como la voz de la diosa y la participación del Coro Amadeus-Mulier de Puebla de la Calzada. EFE

OLIVA DE PLASENCIA (CÁCERES), 13/08/2022.- Los actores Pablo Carbonell (d) y José Siz en un momento de la obra "Mercado de amores" anoche en las ruinas romanas de Cáparra en la extensión cacereña del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. EFE/ Jero Morales

(foto)

1010473

epd/fp