Fernando Fernán Gómez durante un rodaje en 1973 en Madrid.EFE

Fernando Fernán Gómez fue también un consumado y minucioso dibujante

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Actor, dramaturgo, novelista, ensayista y director de cine y televisión son algunas de las múltiples y más conocidas facetas de Fernando Fernán Gómez (1921-2007), pero también fue un consumado y minucioso dibujante como descubrió su nieta, la realizadora Helena de Llanos.

«Viaje a alguna parte»

Varios guiones gráficos (‘storyboard‘), con profusión de detalles y calidad artística, encontró De Llanos entre el rimero de cartas, manuscritos y fotografías que ordenó cuando en 2015 abrió la residencia de su abuelo Fernando Fernán Gómez, un material que ha dado origen a la película «Viaje a alguna parte», estrenada este domingo en la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

En esa casa de campo, situada en la sierra norte de Madrid, se topó con «muchos proyectos que no se realizaron, guiones de películas que no se rodaron… hay mucho que no conocemos», ha explicado a la Agencia Efe sobre un archivo que también preserva la huella de Emma Cohen (1946-2016), compañera de Fernán Gómez durante cerca de cuarenta años.

Faceta de dibujante desconocida

De Llanos, hija de Helena Fernán-Gómez y también nieta de María Dolores Pradera, se ha referido especialmente a la faceta de dibujante de su abuelo, una dimensión que ella desconocía, plasmada en esbozos, diseños y guiones gráficos.

 «Los verdaderos creadores no lo hacen por la fama sino porque no saben hacer otra cosas», ha matizado acerca de la minuciosidad, detalle y preciosismo de esos ‘storyboard’, apuntes previos de escenografías, indumentarias y espacios a base de acuarelas y ceras de colores contrastados.

Ese contacto con su pasado germinó un proyecto cinematográfico que Helena de Llanos (Madrid, 1982) gestó en sus comienzos con la colaboración de Emma Cohen y que ha desembocado en una película que, no exenta de rasgos documentales, «habla de la identidad, del pasado, de la relación con los muertos y la memoria», ha precisado.

«Todo eso está en la película, más expresiva que analítica, y al mismo tiempo trae al presente a estos personajes tan importantes» como fueron el actor, dramaturgo, realizador y ensayista Fernando Fernán Gómez, académico de la lengua, y la actriz Emma Cohen, quienes compartieron vida y afanes desde 1973.

Mezcla de documental y ficción con la presencia y ausencia de ambos

Con la presencia de actores como Juan Diego, Óscar Ladoire y Tristán Ulloa, este peregrinaje sobre la memoria de dos genios «que no sabían hacer otra cosa que crear», es una «mezcla de documental y ficción con la presencia y ausencia de ambos» desde el detonante que suscita ese depósito documental donde hay «mucho que no conocemos».

Notas de trabajo y libretas también figuran ese archivo que se retrotrae a comienzos del siglo XX con material de la actriz Carola Fernán Gómez (1899-1967), madre del autor de textos como «El vendedor de naranjas» (1961), «El viaje a ninguna parte» (1985), «La Puerta del Sol» (1995) y «El tiempo de los trenes» (2004), entre otras novelas.

«Todo ello genera una especie de constelación en la que me sumerjo y creo un universo que tiene que ver con el suyo» y también con el de Emma Cohen, «una persona difícil de encontrar, sin miedo, que no seguía las convenciones» y que junto a su compañero «se retroalimentaron en lo afectivo y creativo, ha apuntado.

Este «Viaje a alguna parte», título que evoca el de la novela y obra teatral que popularizó Fernán Gómez a mediados de los años ochenta, guarda un formato mixto entre el documental y la ficción que Helena de Llanos se ha apresurado a desentrañar.

«Los propios materiales de la casa y la forma de estar en la vida de Fernando Fernán Gómez y Emma Cohen posibilitan un género libre, una película que pueda explorar los límites de la imaginación que ellos hicieron en vida. Me ha interesado mucho mezclar, el collage está muy presente y es importante», ha reflexionado.

El material ha sido sistematizado y parte de él publicado durante los últimos años en forma de antologías con inéditos y material gráfico, principalmente con motivo del centenario del nacimiento de Fernando Gómez, aunque también ha visto la luz primera una novela póstuma de Emma Cohen («Asuntos interiores«).

«Todo está inventariado con el deseo y la voluntad y deseo de que sea de acceso público algún día», ha planteado antes de concluir.EFE