El cantautor Dani Martín reinterpreta los éxitos de El Canto del Loco en el álbum "No, no vuelve", en el que rinde homenaje a la que fue su banda y que presenta en el festival de Cap Roig, en Palafrugell. EFE/David Borrat

Cap Roig se entrega a la música y al carisma de Dani Martín

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Dani Martín, uno de los artistas más importantes de los últimos 20 años en España, ha vuelto a subirse al escenario del Festival de Cap Roig para reinterpretar los éxitos de su antiguo grupo, El Canto del Loco, dentro de su gira “Qué caro es el tiempo”, e incluso antes de cantar ya tenía al público a sus pies.

Con la “La suerte de mi vida”, tema de 2009 de El Canto del Loco ahora revisado dentro de su nuevo álbum, “No, no vuelve” (2021), el cantante, compositor y actor ha dado inicio al concierto organizado por Clipper’s Live con el impulso de CaixaBank en los jardines botánicos de Cap Roig, presidido por una pantalla gigante que ocupaba todo el escenario.

Un Dani Martín cercano que en numerosas ocasiones ha hecho gala de un gran sentido del humor, ha confesado que de pequeño quería ser payaso como Charlie Rivel. “Y creo que lo he conseguido”, ha dicho.

En su concierto, que de nuevo ha tenido lugar con las entradas agotadas, el madrileño, de 45 años, ha conseguido mantener al público en pie, cantando, bailando, moviendo brazos, aplaudiendo, algo que hubieran hecho instintivamente sin necesidad de sus peticiones de “palmas” o “manos arriba”.

Dani Martín llena el Cap Roig

El cantante, con tejanos negros, camiseta negra con un relámpago blanco sobre fondo rojo, como la chaqueta en la que detrás se podía leer el nombre de la gira, ha deseado a los 2.440 asistentes “que fuera un concierto para recordar” y les ha animado con un: “Hemos estado más de un año sentados en casa, creo que ha llegado el momento de estar de pie”.

El madrileño que ha empezado con una revisión de algunos de sus temas más importantes como “Volverá”, “Son sueños” o “Puede ser”, ahora reimaginados por él, tomando una nueva dimensión cercana a como sonarían en la actualidad, ha subido y bajado decenas de veces de uno de los pequeños altavoces del escenario.

En la mayoría de los temas, como “Que bonita la vida” o “Emocional”, que la ha presentado como “una canción de amor que le escribí a una  mujer preciosa”, la gente le ha acompañado cantando, en algunas ocasiones al unísono y como una sola voz, mientras él callaba, les acercaba el micrófono y dejaba que fuera la grada, entera, la que cantara.

El madrileño presenta su gira «Qué caro es el tiempo»

El cantante, que ha bromeado con un chico al que ha visto descontento de estar en el concierto y se lo ha contado a toda la grada, le ha preguntado cómo se llamaba y ha acabado pidiendo hasta cinco aplausos para él durante el concierto y el público en pleno ha coreado su nombre “Coque, Coque…”.

Otro momento en el que ha hecho gala de su sentido del humor ha sido cuando un chico entre el público le ha dicho: “Eres mi padre”!, se ha hecho un silencio y le ha contestado: “No…. Un hijo mío no llevaría camisa”, arrancando las carcajadas del público.

También ha sido bien acogida por el público la pantalla gigante del escenario que intercalaba imágenes pregrabadas, enfocaba directamente al artista o a la grada, donde los que se veían en ella se alegraban e intentaban inmortalizarse en un espectáculo que como ha dicho el cantante, ha sido para recordar.

En varios momentos de la noche la grada ha permanecido a oscuras, como al inicio de “Que se mueran de envida” o que «Qué caro es el tiempo” y también ha habido momentos para referencias futbolísticas, ya que el presidente del Barça Jan Laporta estaba entre el público, y para cantar en catalán la canción que le cantaba su bisabuela: “Baixant de la Font del gat”.

“No, no vuelven”

Para presentar la canción y el álbum al que le da nombre, “No, no vuelven”, ha explicado cómo soñó su banda cuando era pequeño: “Vi una canción de Radio Futura que se llamaba el Canto del gallo, aquello me gustó y dije mi grupo se va a llamar el Canto del Loco, aunque no había nadie más, solo yo”, y que luego se formó el grupo.

“Tras años juntos no nos apetecía seguir y pasaron los años y no se por qué había una herida con algo que yo me había inventado y creado, llegué a odiar El Canto del Loco, aquellas canciones; el confinamiento, al que le agradezco solo eso, me hizo acercar a esas canciones que me habían hecho muy feliz y me pareció que la forma más honesta de volver a grabarlas era solo”, ha explicado.

El potente ritmo que ha tenido todo el concierto se ha mantenido en “Contigo”, “Ya Nada volverá a ser como antes”, o “Tal como eres”, canción que ha dicho, “nos dedicamos mi primo David y yo contándonos lo que éramos el uno para el otro”.

El artista, que sólo ha dejado estar al público sentado –y a oscuras- en la que ha dicho “creo que es la canción más bonita que he escrito nunca, “Peter Pan”, ha presentado a su banda y ha seguido entonando temas como “Una Foto en Blanco y Negro”, “Cero”, ”La Mentira” o “Los huesos”.

Cinco álbums en solitario

Delicadamente iba advirtiendo a su público incondicional que la cita se estaba acabando, y tras un “Volver a Disfrutar” ha decidido acabar el concierto por todo lo alto entonando “Zapatillas” e “Insoportable”, dos de los grandes hits de El Canto del loco que han mantenido a todos los asistentes en pie, cantando, bailando e inmortalizando con sus móviles el momento.

El cantante, que ha publicado cinco álbums desde que iniciara su carrera en solitario en 2010, seguirá su gira este agosto por escenarios de Mallorca, Alicante, Marbella, Chiclana de la Frontera y Granada.

En el Festival de los Jardines Botánicos de Cap Roig habrá una pausa de unos días y se retomará el día 13 con Joan Dausà que tras tres años de silencio discográfico presentará “Ho tenim tot”, un nuevo disco lleno de energía y optimismo. EFE