La catedrática de Biología Animal de la Universidad de Barcelona, Conxita Avila

Expertos piden aumentar inversiones en investigación de biotecnología marina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El océano conforma tres cuartas partes de la superficie del planeta y alberga a más de dos millones de especies marinas, de las que solo se conocen un 9 por ciento, hecho que abre una fuente de posibilidades para la exploración de compuestos naturales que permitan ofrecer productos pioneros en sectores como la medicina, la biotecnología o la cosmética.

Expertos del ámbito docente, científico y del sector empresarial han pedido esta mañana aumentar las inversiones en la investigación de los elementos bioactivos de los océanos con el fin de contribuir al desarrollo de nuevas soluciones terapéuticas para el ser humano.

Deberíamos buscar estos compuestos lo antes posible y de forma activa en los ecosistemas marinos”, ha explicado la catedrática de Biología Animal de la Universidad de Barcelona, Conxita Avila quien ha subrayado que estos entornos disponen de “miles y miles” de ellos “esperando a ser descubiertos”.

Captación de compuestos bioactivos marinos en relación con los terrestres

En la segunda jornada del «Summit4Oceans Sevilla Blue Economy Virtual Event», coorganizado por Fibes Sevilla y con Calidad, Pascual, Unión por el Mediterráneo, World Ocean Council, PWC y Bolton Food como socios globales, la catedrática ha indicado que, en la actualidad, hay un retraso en la captación de compuestos bioactivos marinos en relación con los terrestres.

En colaboración con la experta, el investigador del Ramón y Cajal y de la facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona, Albert Giralt, ha destacado el proyecto en el que trabajan desde esta entidad para obtener soluciones terapéuticas en enfermedades mentales basándose en la composición de microorganismos marinos.

La mesa redonda "Aceleración azul: la trayectoria de la expansión humana en los océanos"
Ponentes de la mesa redonda «Aceleración azul: la trayectoria de la expansión humana en los océanos».

La iniciativa, que actualmente se encuentra en fase de testeo en animales, ha proporcionado información sobre el potencial de algunos de estos compuestos, los cuales están brindando “resultados muy positivos y esperanzadores”.

Nuevas vías de negocio para el sector empresarial en el campo de la biomedicina

La mesa redonda «Aceleración azul: la trayectoria de la expansión humana en los océanos» ha puesto de manifiesto que la explotación de recursos marinos, junto al estudio de los ecosistemas y la identificación de sustancias en los mares ofrece nuevas vías de negocio para el sector empresarial en el campo de la biomedicina.

El proceso que va desde la recolección de muestras de organismos en distintas partes del mundo hasta la comercialización de un nuevo fármaco es “muy largo y costoso”, ya que puede llevar entre “diez o veinte años”, en base a las palabras del responsable del departamento de Coordinación de Proyectos Biotecnológicos de PharmaMar, Juan Manuel Báez.

Con más de 250.000 sustancias, entre macroorganismos -128.00- y microorganismos, la compañía farmacéutica española dispone, a día de hoy, de uno de los bancos de muestras más amplios a nivel internacional.

Junto a las aplicaciones en biotecnología y en salud azul, el presidente y fundador del Consejo Mundial de los Océanos, Paul Holthus, ha detallado su potencial en sectores como el turismo, la acuicultura, la producción de energías renovables o la actividad pesquera, que emplea indirectamente a alrededor de 300 millones de personas.

Una economía más renovable

Holthus ha asegurado que la generación de petróleo en aguas profundas – que supone un 32 por ciento de la producción total de hidrocarbono- se duplicará para el año 2035 y ha considerado que la explotación minera en dichos espacios será una “fuente importante” para la transición hacia una economía más renovable.

Por último, ha pedido a las empresas y al sector público “colaboración, liderazgo y acción” a nivel mundial  para que los océanos sean “productivo y sanos”.