Juan Gabriel Segovia, director general de Gestión Social de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, habla durante una entrevista con EFE, hoy, en el municipio de Puerto Morelos (México). EFE/ Alonso Cupul

Innovación, el llamado para dotar de agua a zonas rurales de México

En zonas donde llueve poco, las comunidades son más dispersas y obtener el agua es difícil y costoso, como en áreas rurales del centro de México, la alternativa es innovar, señaló Juan Gabriel Segovia, director general de Gestión Social de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato.

En las diferentes regiones del estado, en el centro de México, hay zonas donde se tiene que perforar a una profundidad de 400 metros para encontrar líquido, lo que significa invertir hasta 5 millones de pesos (254.065 dólares) para tener un pozo de absorción de agua.

“Estamos hablando que hay desde los 80 a 100 metros en algunas zonas, pero en otras hay que perforar hasta 300 o 400 metros para obtener agua, eso nos obliga a ser muy eficientes en el uso y en realizar campañas constantes con la población para que la cuide», dijo en entrevista con EFE.

 

Juan Gabriel Segovia, director general de Gestión Social de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, habla durante una entrevista con EFE, hoy, en el municipio de Puerto Morelos (México). EFE/ Alonso Cupul
Juan Gabriel Segovia, director general de Gestión Social de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, habla durante una entrevista con EFE, hoy, en el municipio de Puerto Morelos (México). EFE/ Alonso Cupul

Guanajuato es uno de los estados que participa en la iniciativa Lazos de Agua de Fundación FEMSA, cuya primera fase permitió llevar agua, saneamiento e higiene a 200.000 personas en Colombia, Guatemala, México, Nicaragua y Paraguay.

Más retos, menos lluvias

Segovia explicó que el promedio histórico de precipitaciones pluviales en Guanajuato es de 600 milímetros anuales, pero este año ha llovido muy poco y apenas registraron 408 milímetros de precipitaciones.

“Por eso, el origen del agua que se utiliza es principalmente subterráneo, el agua superficial que usamos ronda apenas el 3 % o 2 %”, detalló.

Normalmente trabajan con localidades menores a 2.500 habitantes pero hay otras que tienen poblaciones de 15, 20 o de 50 personas y perforarles un pozo resulta costoso.

“Es donde tenemos que ser muy creativos desde el ámbito gubernamental y es donde intervienen proyectos como Lazos de Agua para tener mucho acercamiento, mucho acompañamiento, y mucha sensibilización con las comunidades y desarrollar otras estrategias», expresó.

Administración de la infraestructura

Además de ejecutar el programa de obra de infraestructura en las comunidades, en Lazos de Agua trabajan en el acompañamiento social para ayudar a la población a que se organice en la administración de la infraestructura y el cobro de cuotas, e intervienen en la solución de conflictos.

“Ahí es donde entra el programa Lazos de Agua, a través del arte social se genera la sensibilización hacia la población de manera innovadora, de manera divertida, con diferentes herramientas de las que consta el proyecto y la población aprende a cuidar el agua», expuso Segovia.

“Hay casos en donde una comunidad tiene el pozo, pero ese pozo es suficiente para abastecer a dos o tres poblaciones cercanas, pero a veces ellos se resisten porque la gente dice: ‘es que el agua es mía y el pozo es mío’, entonces ahí hay mucha labor social de convencimiento», agregó.

En este aspecto, el funcionario reconoció que los programas impulsados por Lazos de Agua, con el componente del arte social, evitan conflictos. EFE