ASTANÁ (KAZAJISTÁN), 19/02/2021.- El ministro de Exteriores de Kazajistán, Mujtar Tleuberdi, durante la conferencia de la Cumbre de Astaná de 2010 organizado conjuntamente con la OSCE. La secretaria general de la OSCE, Helga Schmid, reivindicó hoy el papel de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa como foro para el diálogo, el fomento de la confianza y la prevención y resolución de conflictos en un momento de fragilidad y desafíos en la región. EFE/ Biblioteca Del Primer Presidente De Kazajistán SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

La OSCE defiende su papel como foro de diálogo y prevención de conflictos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La secretaria general de la OSCE, Helga Schmid, reivindicó hoy el papel de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa como foro para el diálogo, el fomento de la confianza y la prevención y resolución de conflictos en un momento de fragilidad y desafíos en la región.

Schmid recordó desde Viena con motivo de un foro sobre la Cumbre de Astaná de 2010 -la última hasta la fecha- que los jefes de Estado y de Gobierno «se comprometieron con la visión de una comunidad de seguridad euroatlántica y euroasiática libre, democrática, común e indivisible desde Vancouver a Vlodivostok y basada en principios acordados, compromisos compartidos y objetivos comunes».

Sin embargo, dijo, «el camino hacia la realización de la promesa de Astaná sigue estando lleno de obstáculos».

«La geopolítica y las tendencias unilaterales parecen empujarnos en la dirección opuesta. Los conflictos de larga data no resueltos muestran cuán difícil sigue siendo la seguridad en nuestra región», sostuvo a través de una videoconferencia.

«Pero no deberíamos perder la fe. La OSCE es un foro único para el diálogo incluyente, para prevenir y resolver conflictos, y para fomentar la confianza», recalcó la diplomática alemana.

La secretaria general de la OSCE, organización que cuenta con 57 Estados participantes, indicó que la institución es la mejor plataforma para que los países «vuelvan a una mayor cooperación».

«No tendremos éxito de la noche a la mañana y se requerirán muchos pasos (…) para reconstruir la confianza. Pero no podemos permitirnos el lujo de renunciar a nuestros esfuerzos si queremos que una seguridad integral, cooperativa, igualitaria e indivisible sea una realidad para todos», sostuvo Schmid.

El exministro de Asuntos Exteriores kazajo y presidente de turno de la OSCE en 2010, Kanat Saudabáyev, subrayó a su vez la necesidad celebrar una nueva cumbre, ya que han surgido «nuevas líneas divisorias», ha disminuido la confianza entre los países y han estallado nuevos conflictos.

«Además, el mundo está sumido en una gravísima crisis global provocada por la pandemia del coronavirus, que dejó en evidencia la fragilidad y la vulnerabilidad incluso de los países más poderosos y desarrollados, que no han podido garantizar su propia seguridad», afirmó.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Kazajistán, Mujtar Tleuberdi, hizo un repaso histórico de la presidencia pro tempore kazaja en 2010, y recordó la propuesta de su país de acercar a la OSCE y la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia (CICA).

«Estamos dispuestos a propiciar la cooperación práctica entre la OSCE y la CICA; ya que estas dos instituciones tienen objetivos idénticos y se basan en enfoques similares en la solución de los problemas claves de Eurasia», señaló, al pedir apoyo en este empeño.

Kazajistán también propuso que la CICA se convierta en la Organización de Seguridad y Desarrollo de Asia, en similitud a la OSCE.