BASF

La relación tecnológica y humana provoca un cambio cultural en la industria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El desarrollo de muchas industrias depende, hoy en día, de la aplicación en sus cadenas de producción de nuevas tecnologías que no solo permiten mejoras en la automatización de procesos y el análisis de resultados, sino que también provocan un cambio en la filosofía de las compañías para adaptarse a nuevos ritmos y formas de proceder.

Si apenas estamos inmersos en la era de la Industria 4.0, que implica técnicas avanzadas y operaciones con tecnologías inteligentes basadas en robótica, inteligencia artificial o nanotecnología, algunos expertos se enfocan ya en la quinta revolución industrial, que tiene que ver con la conexión entre las personas y las máquinas.

Reaccionar con antelación a los cambios del sector y de la sociedad

Así pues, el director de BASF Digital Solutions (BDS), Patrick Goett, ha manifestado en una entrevista con la Agencia EFE que para su compañía es muy importante reaccionar con antelación a los cambios que se producen tanto en su sector como en la sociedad e involucrarse en todos ellos.

La propia Comisión Europea ha destacado en su informe sobre “Industria 5.0”, publicado a principios de este año, que las empresas industriales tienen el poder para lograr objetivos sociales y, algo cada vez más relevante, desarrollar herramientas digitales y verdes.

“Para nosotros es muy importante esa cultura, en nuestro HUB digital aplicamos métodos ágiles, es muy importante que nuestros expertos puedan tomar decisiones con libertad, que puedan contribuir”, ha mencionado respecto al equilibro entre humanos y sistemas inteligentes.

HUB Digital en Madrid

Este fue el propósito de la multinacional alemana BASF para crear un HUB Digital en Madrid que comenzó en 2019, con sede en el Paseo de la Castellana 77 con unos 20 trabajadores, y que espera terminar este año con cerca de 300 empleados.

“En Madrid encontramos un espectro de expertos digitales muy amplio, esto es algo que nos ayuda mucho con los retos que tenemos en digitalización de producción, de negocio, de investigación y desarrollo; por eso, necesitamos gente con habilidades digitales avanzadas. Aquí los encontramos con rapidez para poder añadir valor muy rápido”, ha detallado Goett.

El directivo ha revelado que su estrategia es potenciar este innovador centro, desde donde se diseñan herramientas para todas las fábricas de la empresa en Europa, con una plantilla de 500 personas.

Entre esas herramientas, BASF está implantado en su centro de producción de La Canonja (Tarragona) la tecnología 5G, con la que pretende avanzar en el internet de las cosas (IoT), el Big Data o la realidad aumentada.

El responsable del BDS ha asegurado que será la base para “muchas cosas” que van a “construir en el futuro”, por ejemplo, la automatización de procesos de logística o de producción.

En Tarragona, la compañía química tiene más de 700 empleados directos y forma parte de la red de fábricas de la compañía que cuenta con internet de quinta de generación, junto a Alemania, Bélgica y China.

Durante la reciente Expoquimia de Barcelona, la empresa química detalló su alianza con Cellnex Telecom para instalar esta red 5G, que multiplica la velocidad de transmisión de datos por 10 -respecto a la alcanzada por el 4G- y permitirá, entre otras ventajas, gestionar hasta un millón de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado.

Con el título de “BASF Tarragona, la primera red privada 5G de la química en España”, participaron en el ‘Smart Talk’ Ignacio Jové, Head of Digitalization en BASF en España y Portugal y Valentí Roca, Global Head of Mission Critical & Private Networks de Cellnex. EFE