El musical regresa al 68 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida con el espectáculo "El aroma de roma", bajo la dirección de Woody Aragón (d), con Leo Rivera (c), Agustín Jiménez (2d) y Lorena Calero (3d), entre otros actores y actrices, quienes asisten a la presentación este lunes en una rueda de prensa. EFE/ Jero Morales

El mago Woody enseña sus cartas como director del musical «El aroma de Roma»

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Haciendo uso de ese popular dicho de James Bond de que «en el riesgo está el placer», el espectador que asista esta semana al Festival de Teatro Clásico de Mérida vivirá un momento sorprendente con el mago Woody Aragón como protagonista, al presentar por primera vez sus cartas como director de un musical: «El aroma de Roma».

Música, canciones, enredos, dimes y diretes se fusionan en un espectáculo de dos horas y media de duración con el que se intentará dar respuesta a una pregunta: ¿qué hace un bailarín en una escuela de gladiadores y, sin pretenderlo, verse envuelto en una conspiración contra Nerón?.

Galardonado a nivel nacional e internacional por su cartomagia y por sus composiciones de bandas sonoras para videojuegos, entre otras facetas de la cultura, Woody Aragón, lejos de tener miedo al riesgo, se adentra en el musical -como director y compositor- y lo hace por la puerta grande del teatro romano emeritense.

Woody Aragón se inspira en los musicales de Broadway

Su inquietud artística llega de la mano de dos amigos suyos de toda la vida, Fernando y Santiago Lancha, el primero como autor de las letras, y el segundo como responsable del libreto del espectáculo.

Tras inspirarse en los musicales de Broadway gracias a sus numerosos viajes a EE.UU. como mago, un día -a principios de 2019 y en el marco de una conversación con amigos- abordó la idea de que «no había ningún musical sobre gladiadores», según ha desvelado este lunes durante la rueda de prensa de presentación de este nuevo musical, en el que ha estado acompañado por los hermanos Lancha y por buena parte de los 14 actores que participan en el espectáculo.

Leo Rivera, Agustín Jiménez, Jaime Figueroa, Lorena Calero, Juan Bey y Javier Canales son algunos integrantes de este reparto que, además, cuenta con ocho figurantes.

Una historia de gladiadores

Cayo (Leo Rivera) es un bailarín con mucho talento aunque sin suerte en la vida, que, tras ser condenado a muerte por Nerón (Jaime Figueroa) por colarse en una de sus famosas bacanales, consigue salvarse y procede a buscar su sueño, que no es otro que formar parte de la compañía más importante de danza de Roma.

Sin embargo, se confunde y, en vez de entrar a la casa de los bailarines, acaba en la escuela de gladiadores del senador Pisón (Agustín Jiménez), quien, además, conspira contra Nerón con la ayuda de la mujer de éste (Popea Sabina), papel que interpreta Lorena Calero.

Woody Aragón introduce diferentes estilos musicales, desde el rock y el pop hasta el tango, para dar cobertura a este espectáculo que, en palabras de Jiménez, «tiene mimbres de la bufa clásica» y «de los musicales de Broadway». «La letra está muy cuidada y es muy divertida, y el espectador se verá identificado«, ha manifestado.

Humor, música, equívocos y frescura para un musical original que no es ninguna adaptación de otro, ha remarcado Aragón, todo ello con una escenografía muy particular de la mano de David Pizarro.

A excepción de Leo Rivera y Agustín Jiménez que ya han debutado en Mérida, ambos en 2018; el primero con «La bella Helena» y el segundo con «Ben-Hur», el resto del reparto lo hará por vez primera, algo que «emociona», ha apuntado Calero. EFE