El director teatral, Pep Antón Gómez (c) y el presentador televisivo Carlos SObera (3d) junto con el resto del elenco tras la presentación este martes la obra "Miles Gloriosus", una comedia de Plauto que llega al Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. EFE/ Jero Morales

El espejo hilarante de Plauto permite el estreno de Carlos Sobera en Mérida

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

El padre de la comedia y precursor del vodevil, Plauto, sabía sacar punta en forma de carcajada a los vicios y miserias del ser humano, principalmente de quienes se creen superiores, como el personaje de Miles Gloriosus, papel con el que se estrena Carlos Sobera en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Aunque Sobera ya ejerció el papel -varios años- de presentador de la gala de los extintos premios Ceres de este festival, es en esta edición cuando pisará por vez primera el teatro emeritense como actor y, por si fuera poco, como actor principal sobre la que gira esta comedia, dirigida por Pep Antón y con una versión libre de Antonio Prieto sobre el texto original de Plauto.

«Son responsabilidades y sensaciones distintas», ha dicho Sobera durante la presentación de esta obra en Mérida, en la que también ha estado el director del festival, Jesús Cimarro, así como resto de actrices y actores: Ángel Pardo, Elisa Matilla, Elena Ballesteros, Juanjo Cucalón, David Tortosa, Arianna Aragón y el propio Prieto.

Miles Gloriosus y Plauto, la comedia antes de Cristo

«Miles Gloriosus», como obra, representa a la perfección cómo nació la comedia allá por el siglo II antes de Cristo y cuáles son los ejes de la misma: ritmo ajetreado, salidas y entradas rápidas de personajes, ovillos enredados de «dimes y diretes» y una carcajada constante cincelada a partir del dolor, las miserias y los vicios.

Como personaje, Miles también es ejemplo de la comedia. Un hombre fanfarrón, soberbio, que se cree «más guapo que nadie», pero que es objeto de la crítica y la sátira. «Vaya, muy actual», ha apuntado Sobera, quien, tras expresar su admiración por todos los autores clásicos, ha afirmado que éstos son «mucho más actuales» que algunos de los de ahora.

«Fueron los primeros en abordar los problemas de la naturaleza humana, pues supieron poner un espejo frente a la sociedad para reírse de los vicios reflejados», ha añadido el actor.

Carlos Sobera es el protagonista en un reparto de caras conocidas

Alrededor de Miles, un militar que decide raptar a Cornelia en su casa de Éfeso a pesar de que ella está enamorada de otro, se sitúan el resto de personajes con un mismo objetivo, dar un escarmiento al susodicho fanfarrón aunque cada uno desde su posición y relación.

Tanto Geta (Ángel Pardo), esclavo de Miles, como Minervina (Elisa Matilla), pasando por Plenilunio (David Tortosa), Porcia (Arianna Aragón) y Capadocio (Antonio Prieto), participan en un plan para que Miles reciba la misma pomada con la que actúa y Cornelia (Elena Ballesteros) afronte su amor real.

La complicidad de los personajes en la obra se aventura con éxito en el fin de la misma, que no es otra que el de entretener y dibujar sonrisas al espectador, pero también se percibe en las numerosas ocasiones en la que Antón, Sobera, Matilla y Pardo han participado juntos en otras producciones, entre ellas «Asesinos todos».

«El hecho de que la gente me aguante desde hace años en los salones de su casa me permite tener un voto de confianza», ha manifestado Sobera entre risas.

Un personaje histórico

En «Miles Gloriosus», a la que Antón le ha dado un aire de comedia del arte, se disfruta del «engaño», como ha afirmado Matilla, pero también del «dolor», ha apuntado Prieto, y se vive como «una comedia gamberra», en palabras de Tortosa.

Esta obra de Plauto llega por tercera vez al festival en sus 68 años de historia. La primera vez, en 1989, el papel que estos días tiene Sobera fue interpretado por Antonio Resines, y en 2008 se subió al escenario Pepe Viyuela para encarnar un personaje que durante siglos ha sido y es «una diana» para la risa. EFE