Imagen de la intervención de Carlos Duarte, director del Centro de Investigación de Mar Rojo, King Abdullah University.

El sector turístico se fija en la regeneración de ecosistemas marinos para su recuperación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Distintas personalidades de la industria hotelera y del ámbito científico y docente han puesto de manifiesto, en el primer foro global sobre economía azul celebrado en España, que la recuperación de la biodiversidad y ecosistemas marinos provocará un retorno económico en la actividad turística.

Representantes del sector turístico han destacado esta mañana, en la jornada inaugural del «Summit4Oceans Sevilla Blue Economy Virtual Event», la oportunidad de la regeneración de ecosistemas marinos para la captación de un tipo de viajero que genere riqueza y contribuya a la sostenibilidad de los entornos naturales.

Como ejemplo se ha señalado el «Proyecto del Mar Rojo», ubicado en la costa oeste de Arabia Saudí, que prevé para 2030 albergar cincuenta complejos turísticos en 22 islas, actualmente en fase de desarrollo, con una superficie superior a los 28.000 kilómetros cuadrados entre cañones, pequeños volcanes y territorio marino.

El consejero delegado de The Red Sea Development Company, John Pagano, se ha fijado como objetivo «aumentar un 30 % el valor de conservación de los activos naturales para 2040», con el fin de hacer del turismo una «experiencia transformativa» que conecte con la cultura de los océanos.

«Ahora tenemos una oportunidad de repensar el turismo y crear nuevas fórmulas para un destino ideal en el que la sostenibilidad está asegurada», ha matizado durante su intervención.

Ecosistemas azules

El director del Centro de Investigación del Mar Rojo King Abdullah University, Carlos Duarte, ha advertido que, en las últimas tres décadas, el planeta ha perdido «un cincuenta por ciento de capital natural azul».

Sin embargo, las políticas impulsadas en materia de protección y conservación a partir de los años 70 han permitido elevar el crecimiento de las áreas marinas protegidas de un 0,5 % al 7,6 %, con una tendencia que posibilitará alcanzar a corto plazo un 10 % y un 30 % del océano “protegido” para 2030.

Según Duarte, las evidencias científicas apuntan a que se podría recuperar la biodiversidad marina para el año 2050, un desafío que debe pasar «de la conservación hacia la regeneración de los ecosistemas» con la industria turística como «fuerza de recuperación».

Sostenibilidad, riqueza natural y ciencia

La regeneración marina tiene una financiación global anual entre los diez y veinte mil millones de dólares y aportaría un retorno económico a largo plazo de diez dólares por cada dólar invertido, en base a las palabras del experto.

En esa línea, la directora de sostenibilidad EMEA del Grupo Iberostar, Soraya Romero, ha considerado que el turismo regenerativo es «el camino a seguir» para un perfil de visitante que cada año se interesa más por la riqueza natural de los destinos.

Entre las actuaciones del grupo en este ámbito destaca el movimiento impulsado en 2017 «Wave of Change», el cual incluye proyectos como un laboratorio de corales en República Dominicana para conservar los arrecifes caribeños.

En la mesa redonda el director científico de Ocean Ecostructures, Francesco Pititto, primera empresa europea especializada en regeneración del medio marino, ha asegurado que el potencial de este turismo servirá para renovar de forma sostenible los destinos costeros en España.

Por su parte la científica titular del CEAB-CSIC, Emma Cebrián, ha recalcado la importancia del trabajo conjunto del mundo científico y empresarial en el desarrollo de modelos regenerativos; idea que ha subrayado el director ejecutivo de ECOACSA, David Álvarez, experto en medición del capital natural marino.

Coorganizado por Fibes Sevilla, el Summit4OCeans tiene como socios globales a Calidad Pascual, Unión por el Mediterráneo, World Ocean Council, PWC y Bolton Food.