(de izq a dcha) Servando Álvarez, Jaime Palop, Clara Macías, David Guevara, el director de EFE verde, Arturo Larena, y Javier Montilla, durante la presentación del proyecto Life de la Unión Europea, Watercool, un proyecto demostrativo que ensayará diversas tecnologías de adaptación climática y ahorro de agua que sirva de ejemplo a otras ciudades que deban afrontar los efectos adversos del cambio climático, hoy en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal

Sevilla será referente de las ciudades de la UE contra la crisis climática

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Sevilla se convertirá en referente de las ciudades españolas y de la Unión Europea en la lucha contra los efectos adversos de la crisis climática gracias al proyecto Life Watercool, una iniciativa integral que aplicará diversas tecnologías de adaptación climática y ahorro de agua.

El plan de reurbanización de la avenida de la Cruz Roja-Ciudad Sostenible, enmarcado en el proyecto europeo Life Watercool, pretende luchar contra los efectos del cambio climático para convertir a la capital andaluza en referente europeo y experiencia piloto respecto a la aplicación de medidas contra el calentamiento global como la reducción de la temperatura.

El proyecto, cofinanciado por la Unión Europea por medio de los programas Life en 3.779.677,00 de euros, tiene un presupuesto total de 9 millones, y en él participan como socios además del Ayuntamiento de Sevilla y la Empresa Metropolitana de Agua y Saneamiento de Sevilla, S.A. (Emasesa), la Universidad de Sevilla, la empresa de tecnologías de la información S-DOS y la Agencia EFE a través del departamento EFEverde, de la dirección EFE360.

Una reducción de la lluvia del 20 % para el año 2100

Durante su presentación, el director de EFEverde, Arturo Larena, destacó la importancia de afrontar el reto de luchar contra la crisis climática y recordó que, según los expertos, en Sevilla se espera un aumento en la temperatura promedio de 4,5 grados centígrados y una reducción de la lluvia del 20 % para el año 2100.

La actuación, que comenzará a mediados de junio con la reurbanización de la avenida de la Cruz Roja y se ampliará a otras dos calles adyacentes en el distrito de la Macarena, prevé una ejecución de la obras de al menos un año en un total de 900 metros de superficie.

«La iniciativa redundará en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos de la zona y su desarrollo servirá de ejemplo a otras ciudades del mundo que tiene problemas similares frente a un reto en el que todos nos jugamos mucho», ha señalado Larena.

Crisis climática en las ciudades

De hecho, el objetivo a largo plazo es replicar el proyecto LifeWaterfool en otras zonas de la ciudad y en otras urbes que afrontan temperaturas muy altas como efecto de la crisis climática.

La presidenta de la Junta Municipal del Distrito Macarena y teniente de alcalde delegada de Recursos Humanos y Modernización Digital Ayuntamiento de Sevilla, Clara Macías Morilla, ha señalado que el proyecto va a poner al distrito en «el centro de la atención».

Es un proyecto ilusionante y necesario» y logrará «atajar las altas temperaturas» en el verano, ha dicho.

Ahorro y economía circular del agua

La peatonalización de vías, la creación de espacios verdes en las ciudades y la instalación de elementos urbanísticos que permitirán el ahorro y reutilización del agua, además de ayudar a moderar la sensación térmica, son algunas de las actuaciones previstas, han detallado el consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop.

Emasesa, que apuesta por crear una «ciudad nueva y más sana», cambiará por completo el sistema de alcantarillado y distribución del agua en una zona que pasará de 130 a 230 árboles plantados, ha precisado.

«Las experiencias anteriores basadas en el agua servirán para adaptar Sevilla al cambio climático«, que va a seguir siendo «el problema global cuando desparezca la pandemia«, según el consejero delegado de la empresa de agua sevillana.

Las previsiones de los impulsores del proyecto indican que, cuando esté terminado y con la aplicación de nuevas tecnología e innovación, se reduzca la temperatura en verano en unos 10 grados en la zona de actuación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reorganización en las ciudades

Asimismo, el proyecto prevé la peatonalización de la avenida de la Cruz Roja con lo que se pretende devolver los espacios públicos a las personas y crear lugares de esparcimiento y socialización con condiciones propicias de reducción de la temperatura, así como de los gases contaminantes emitidos por los vehículos en las ciudades.

El proyecto define tres espacios o estancias, de corta, media y larga duración, en los que se instalarán una serie de prototipos que generan unas condiciones ambientales que favorecen la reducción de temperatura basados en el uso del agua.

En la estancia de larga duración, ubicada en el parque de la calle Montemayor, se establecerán unos dispositivos denominados «árboles de viento», que generarán también una reducción de temperatura y que se basan en el uso de agua y placas solares, lo que supone «un concepto verde-sostenible».

Los arboles de viento funcionarán por el agua almacenada en unos aljibes que se construirán en el ámbito de la obra, a partir de los cuales se generará una corriente de aire fresco, según el catedrático de la Universidad de Sevilla y experto en Ingeniería Energética Servando Álvarez.

Desarrollo de proyectos para potenciar el valor social

En el área de tecnología, Javier Montilla Miranda, SDOS Experienced Business Manager–ALTEN, ha explicado que trabajan con la Universidad de Sevilla en el desarrollo de una aplicación enfocada a expertos que pretendan adaptarla a futuros proyectos, mientras otra herramienta «más lúdica y con un concepto de gamificación está enfocada para los ciudadanos para que cuenten qué hacen para mejorar la ciudad en relación al cambio climático».

Por su parte, el teniente alcalde del Área de Transición Ecológica del Ayuntamiento de Sevilla, José Luis David Guevara García, se ha mostrado convencido de que el proyecto marcará el camino futuro del urbanismo en la ciudad y que se desarrollará en otros barrios, una iniciativa – ha dicho- que genera «trabajo verde» y un importante valor social.