El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (c), acompañado del consejero delegado, Francisco Botas (i), y parte del consejo de administración de la entidad financiera, este lunes durante la Junta general de accionistas ordinaria del banco en A Coruña. EFE/Cabalar

Abanca alcanzó en 2021 los 107.000 millones de volumen de negocio, un 7 % más

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Abanca cerró 2021 con un volumen de negocio de 107.000 millones de euros, lo que supone un aumento de 7.000 millones respecto al año anterior, un 7 % más que en 2020, según las cuentas aprobadas este lunes en la junta general de la entidad.

En la reunión, presidida por Juan Carlos Escotet, se han aprobado las cuentas anuales de 2021 y la gestión de la entidad en el ámbito de la responsabilidad corporativa durante el pasado ejercicio.

Con una representación de un 92,25 % del capital social de la entidad, incluidas las vías telemática y telefónica, la junta ha servido para aprobar las nueve propuestas de acuerdos recogidas en el orden del día.

La tasa de morosidad crece mínimamente

Al cierre del ejercicio 2021, Abanca superó los 107.000 millones de volumen de negocio, 7.000 más que en 2020, y su calidad de activos terminó con una tasa de morosidad del 2,1 %, un 0,1 % más, por lo que el banco asegura que es «una de las entidades españolas con mejor calidad de activos».

La cobertura de activos improductivos terminó en un 76,4 %, un 7 % menos que a finales de 2020, lo que sitúa a Abanca como líder del Estado.

«El banco mantuvo un elevado nivel de capitalización y una sana estructura de financiación», agrega la entidad.

Nuevo nombramiento en el Consejo de administración

Durante la junta se ha aprobado el nombramiento de José Manuel González-Páramo, la reelección de Leticia Iglesias y la ratificación como consejera de Rosa Sánchez-Yebra.

El Consejo de administración de Abanca está formado por doce miembros, ocho de ellos independientes, lo que supone un 75 % del total.

El máximo órgano de representación de la entidad financiera ha aprobado la actualización de la Política de Remuneración del Consejo de Administración, y la ratio máxima entre los componentes fijos y variables de la remuneración total de consejeros ejecutivos y otros empleados pertenecientes a categorías cuyas actividades profesionales incidan de manera significativa en el perfil de riesgo.