MADRID, 15/06/2022.- El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, clausura la segunda jornada del congreso de movilidad sostenible Global Mobility Call que se celebra en IFEMA, este miércoles en Madrid. EFE/ David Fernández

Almeida asegura en el GMC que Madrid tiene un sistema de movilidad “módelico”

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha explicado este miércoles, durante la clausura de la segunda jornada del congreso Global Mobility Call (GMC), que la ciudad goza de “un sistema de intermodalidad modélico” que hace que la capital española sea un ejemplo de movilidad sostenible.

Martínez-Almeida ha argumento que para “mejorar la calidad de vida” del ciudadano y gestionar los más de 12 millones de desplazamientos del área metropolitana deben ofrecer “muchas alternativas” complementarias entre ellas.

Además, ha recordado que la movilidad no se entiende sin sostenibilidad y, por eso, el plan diseñado por el Consistorio conlleva algunas restricciones para “cumplir con las directrices de la Unión Europea respecto a la calidad del aire”.

Almeida explica en el Global Mobility Call el plan Madrid 360

Desde el 22 de septiembre del pasado año entró en vigor Madrid 360, una Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección en el Distrito Centro y en Plaza Elíptica, que limita el acceso a los vehículos en función del distintivo ambiental vigente por la Dirección General de Tráfico.

Actualmente, aquellos con etiqueta ECO y Cero pueden entrar y estacionar libremente, mientras que los que tengan distintivo C o B solo pueden acceder si van a un aparcamiento, ya sea público o privado.

Más del 48 % de emisiones de gases de efecto contaminante vienen de la movilidad”, ha indicado el alcalde, y ha incidido, precisamente por este dato, la estrategia consiste en que, desde 2025, ningún vehículo sin etiqueta tendrá permitido el acceso a Madrid.

Volver al transporte público

El alcalde ha opinado que en Madrid, dentro del anillo de la M-30, el vehículo privado “es casi la peor opción”, dado el tiempo que se tarda en realizar los desplazamientos y el coste económico que conlleva, unido a la amplia oferta de movilidad que suponen las bicicletas eléctricas, patines, vehículos compartidos y, por supuesto, el transporte público.

Por lo tanto, de cara al futuro inmediato, los proyectos pasan por ampliar dichas opciones al área entre la M-30 y la M-40; y retomar “la certeza en el uso del transporte público”, ya que todavía no han recuperado los niveles de afluencia a la pandemia, ha admitido..

Por último, ha querido agradecer a Ifema Madrid la organización del congreso Global Mobility Call, que tiene lugar del 14 al 16 de junio, porque considera que crea un espacio “integral y transversal” para “todos los operadores” del sector de la movilidad y la sostenibilidad. EFE