BricoValera utiliza la transformación digital para crecer sin perder esencia.

BricoValera utiliza la transformación digital para crecer sin perder esencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La transformación digital es un hecho imparable. Los tecnólogos apuntan que en un año se ha acelerado la digitalización prevista para un lustro. Las empresas grandes, con su mastodóntica organización, son las que más han avanzado, pero, sin embargo, es en el ámbito de la empresa familiar y los negocios locales donde el impacto es más notorio. Como en el de la empresa de productos de bricolaje y decoración BricoValera, nacida en Cuenca y que se ha convertido en un referente nacional en venta online. Este negocio familiar ha conseguido superar 2020 con un récord de facturación y llegado a todo el territorio nacional e insular. Una gesta en la que el empuje de la dirección, aseguran, ha sido clave y que demuestra que no todas las empresas locales familiares están anquilosadas en sus límites territoriales.

BricoValera, un ejemplo de transformación digital

¿Cómo vender decoración en toda España teniendo por competencia a los gigantes de Internet? Esa fue la pregunta que se planteó la familia Valera en el momento en el que el confinamiento les obligó a cerrar su negocio tradicional durante más de dos meses. Lejos de caer en la inactividad, se pusieron manos a la obra con su primera medida: actualizar su tienda online para tener una exposición virtual que simulara todo lo que cualquiera que pasara por su sede en Cuenca podría ver y comprar.

Su máxima: mantener la esencia de un negocio familiar y diferenciarse de las miles de tiendas online de bricolaje y decoración. En su caso, el posicionamiento en Castilla-La Mancha no ha sido complejo, pues las décadas de experiencia y nombre avalan cualquier otra campaña de promoción. El reto era superar la barrera y convencer a un navarro o un cacereño de que ellos tenían lo que necesitaban.

Venta en toda España

En esta particular carrera por subsistir más allá de la adversidad, las nuevas generaciones se han formado convenientemente en cómo utilizar los canales digitales y las herramientas a su alcance, pues no dejan de ser una empresa familia con recursos limitados, a su favor. Con creatividad y centrados en el análisis de los datos que habían generado en toda su experiencia de décadas, han conseguido maximizar cada campaña en Internet. Ahora venden sus productos de bricolaje y decoración por toda España, y ya piensan en cómo afrontar la siguiente fase.

Y es que, aseguran, cada vez son más los franceses e italianos que les consultan sobre cómo conseguir sus elementos de decoración. En este momento, aseguran, siguen centrados en el crecimiento en el mercado nacional pero están trabajando para negociar con el área de distribución las posibilidades reales para llegar a esa demanda.

Las mayores barreras actuales pasan por los gastos de logística, que en su caso, debido al volumen de algunos de sus productos, dificulta ser más competitivos. Sus responsables aseguran que tienen capacidad para vencer en competitividad incluso a los grandes de la decoración pero que en la negociación con las agencias de logística se ven mermados. Y eso a pesar del continuo trasiego. Al contar con un stock propio al menos en ese punto saben que pueden explotar al máximo sus posibilidades, estrategia que siguen trabajando junto con numerosas campañas a nivel nacional y local.

Empresa familiar

No quieren perder su esencia ni convertirse en una tienda online de bricolaje y decoración más: ahora que pueden abrir, con todas las limitaciones que establece la seguridad sanitaria, han reafirmado esa vocación de empresa familiar. Para ellos, esa capacidad de trato con el cliente ha cimentado en buena parte su éxito en Internet. Y es que al comprar en BricoValera, te ayudan a encontrar todo lo que necesitan, con consejos sobre cómo utilizar o combinar cada artículo, opciones completas, servicios adicionales y el mismo trato en virtual que dan en su sede en Cuenca.

Los responsables de esta transformación digital de libro aseguran que la idea no partió de ellos, sino que fue el padre quien viendo la situación, les reunió a todos y expuso que o bien se modernizaban o cerraban. Y como explican, la opción de echar el cierre a un negocio de varias generaciones no estaba en el ánimo de ninguno de ellos. Aunque la inversión que han realizado ha sido ingente, se muestran satisfechos de demostrar que un negocio local puede triunfar en Internet y plantar cara a cualquier franquicia.

AGENCIA EFE S.A. no se hace responsable de la información que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.