Un niño ondea una bandera blanca en la carretera pidiendo ayuda por hambre debido a la crisis economica provocada por el coronavirus, en Guatemala. EFE/ Esteban Biba/Archivo

El 8,7 % de la población de Centroamérica padece hambre, según la FAO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El 8,7 % de la población de Centroamérica, 15,2 millones de personas, pasan hambre o tienen dificultades para acceder al mínimo de alimentos, dijo este jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que promueve un programa de nutrición es escuelas.

«El hambre afecta a cerca del 8,7% de la población centroamericana, lo que representa 15,2 millones de personas que tienen desafíos para acceder a suficientes alimentos que les permitan desarrollarse de manera plena, sana y justa», explicó el Oficial de nutrición de la FAO para América Latina y el Caribe, Israel Ríos.

Los datos proporcionados por la FAO arrojan que el 37,4 % de los centroamericanos – 65,7 millones de personas- viven en «inseguridad alimentaria y nutricional moderada o grave», debido a que por la «falta de dinero o recursos tienen el desafío de llevar alimentos suficientes y de calidad a sus hogares».

En la región del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que integran Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice y República Dominicana- el 13,1 % de las personas, unos 23,1 millones de centroamericanos, también viven «en condición de inseguridad alimentaria grave».

Dicha condición provoca que por «falta de dinero o recursos, se deja de comer en casa o algún miembro en el hogar no come, o se sirve menos comida de lo habitual», según la FAO.

Desnutrición infantil

Así, la desnutrición crónica o retraso en el crecimiento en menores de 5 años afecta al 13 % de niños en Centroamérica, es decir, 2 millones, y unos 100.000 menores «presentan bajo peso para su tamaño o estatura».

La FAO destacó que «paradójicamente», el sobrepeso está aumentado: casi un millón de menores de cinco años tienen exceso de peso y en las escuelas entre el 20 y 40 % de los niños presentan peso por encima de la media saludable.

«Ese escenario de hambre, desnutrición infantil, inseguridad alimentaria, sobrepeso y obesidad es el caldo de cultivo perfecto para que enfermedades como la covid-19 impacten negativamente en la salud de la población de nuestros países, incrementando el riesgo de hospitalización y de muerte», señaló Ríos.

Aprendizaje en las escuelas

La agencia de la ONU, en conjunto con la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana (CECC) del SICA, lanzó la segunda edición de un curso virtual sobre transformación en la cultura de la nutrición en los espacios escolares a través de la educación alimentaria nutricional.

El curso, dirigido a la comunidad educativa, tiene como objetivo integrar «proactiva y reactiva de estos actores en las dinámicas del sistema alimentario», destaco la FAO.

Así, la FAO explicó que esperan que «sea el complemento perfecto, para que, a mediano y largo plazo, los escolares logren revalorizar y disfrutar el consumo de alimentos saludables, sobre todo de la producción local y campesina, y desarrollen, a través de una alimentación saludable y responsable, competencias para la vida y el desarrollo sostenible».