El presidente de Heineken España, Guillaume Duverdier; la vicepresidenta primera del Gobierno de España, Carmen Calvo, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (izq a dcha) durante la inauguración hoy en Sevilla de la antigua fábrica de Cruzcampo. EFE/Julio Muñoz

La Factoría Cruzcampo arranca como experiencia cervecera y escuela de jóvenes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La nueva Factoría Cruzcampo, que abrirá sus puertas al público el 1 de junio, ha sido inaugurada este viernes en el emblemático edifico que acogía en Sevilla la antigua fábrica de cerveza, un espacio que ahora combinará el fomento de la cultura cervecera con el fin social en la formación de jóvenes.

Este espacio, que también quiere convertirse en un nuevo reclamo turístico de la capital andaluza, tendrá capacidad deelaboración de 400.000 cañas al año, con hasta siete variedades diferentes a la vez, y acogerá a 150 jóvenes becadospara formarse en hostelería.

La factoría, que tendrá 1.300 metros cuadrados, se alza así sobre el lugar de la primera fábrica de Cruzcampo, que vio nacer a la empresa cervecera en 1904.

En el acto de inauguración, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha resaltado la importancia de esta empresa en Andalucía y ha puesto este proyecto como ejemplo de «hacer las cosas muy bien» como camino a ganar competitividad en todos los terrenos.

Ha subrayado «el nombre de una marca tan importante en Andalucía, que sabe mantener lo nuevo y lo viejo en un equilibrio impecable», lo que ha puesto como muestra de la actitud andaluza, «una de las regiones más modernas de Europa», que está «tranquila» con su pasado y que pisa el presente «rotundamente».

Calvo, que ha admitido que no ha bebido cerveza nunca, ha dicho que «es algo más que un concepto, es una manera de estar en la vida» y ha asegurado que sin beberla disfruta de la de los demás.

Contribución al progreso social del entorno

El presidente de Heineken España y de la Fundación Cruzcampo, Guillaume Duverdier, ha dicho que para la empresa es «fundamental» contribuir al progreso social del entorno, conscientes de la responsabilidad que deben asumir las empresas, y ha indicado que en este proyecto vuelcan todos «sus recursos, pasión y experiencia» para «impulsar» a las nuevas generaciones.

«Hoy Cruzcampo nos trae al lugar que la vio nacer para demostrar que es una marca ciudadana, que se integra en la comunidad para contribuir a su progreso con activos que se quedan en la región», ha agregado Duverdier, quien ha expuesto los 1.000 empleos directos y 25.000 indirectos que impulsa la empresa en Andalucía.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que ha tirado la primera caña de la factoría, ha agradecido la inversión de 10 millones en «una apuesta» por la ciudad, con una iniciativa que «es coherente con la historia, el patrimonio y la cultura» sevillana y que espera que sea también «motor» en el desarrollo urbanístico de la zona.

Emblema de la cultura cervecera

Ha situado a Cruzcampo como «emblema» de la cultura cervecera, asociada a la marca de ciudad, y ha querido «sacar pecho» de «lo única» que es esta factoría y de la «innovación permanente» de la marca.

La consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz, ha resaltado que la cerveza Cruzcampo «es mucho más que una cerveza» para Andalucía, porque es referente de una cultura, «una forma de vida» y está «en el ADN, como nuestro acento».

Ha valorado que se haya recuperado este espacio «sin perder la esencia, sus orígenes», apostando también por las oportunidades sociales, culturales, «de talento, aprendizaje y emprendimiento».

La factoría prevé tener 15.000 visitas al año y, por cada euro aportado por el visitante este año, la fundación destinará diez para más formación para el empleo de jóvenes talentos en hostelería. EFE

Imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.