La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera (2i), la presidenta de la Agencia Efe, Gabriela Cañas (2d), la secretaria general del Instituto Cervantes, Carmen Noguero (i), y el presidente de KPMG, Hilario Albarracín, posan ante la Caja de las Letras antes de participar este miércoles en el cuarto de los foros que organizan EFE y la consultora KPMG sobre los fondos europeos, que en esta ocasión estará centrado en el reto de la transición energética, en el Instituto Cervantes, en Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Ribera dice que la recuperación es una oportunidad para todas las empresas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho que el Plan de Recuperación aspira a activar todas las palancas del tejido industrial que tiene España y es una oportunidad para las compañías grandes y para las pequeñas, para las clásicas y las modernas y para los emprendedores.

Ribera, que ha protagonizado este miércoles el cuarto de los foros que organiza EFE y la consultora KPMG sobre los fondos europeos, ha añadido que el plan también busca activar el emprendimiento en un momento en que las cosas están cambiando más rápidamente y que los jóvenes, más inmersos en las nuevas tecnologías y nuevos usos, pueden ser importantes a la hora de ofrecer nuevas oportunidades de negocio asociadas a esos cambios.

Una recuperación económica «más solidaria y cohesionada»

La también vicepresidenta cuarta del Gobierno, en una conversación con la presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, ha indicado que el plan de recuperación está pensando para la siguiente generación, los jóvenes, por lo que es una obligación y una responsabilidad aprovecharlo.

En su opinión, los fondos europeos de recuperación deben servir para lograr un modelo económico «más solidario y cohesionado», y ha destacado la importancia de dejar a los jóvenes, gravemente afectados por esta crisis, no una hipoteca, sino un futuro.

En este sentido, ha señalado que los fondos de recuperación son una «gran oportunidad» para hacer frente a la advertencia de un informe del Banco de España sobre el futuro de los jóvenes, en el que la entidad alerta del tremendo impacto sobre ellos.

También ha dicho que «afortunadamente» esta oportunidad que suponen los fondos ha encontrado a España con una muy buena parte del análisis estratégico de cómo se quiere sea el futuro del país «muy avanzado».

Integración de energías renovables

Asimismo, ha señalado que la pandemia «ha sido una cura de humildad» y se ha visto que no es compatible cómo se había entendido el progreso, el desarrollo y el buen funcionamiento de la economía con la base química y física sobre la que se asienta.

Ribera ha recordado los límites ambientales que representan la biodiversidad terrestre y marina, así como la atmósfera, y ha señalado que transformar el sistema energético no es posible sólo con la incorporación de renovables en tejados y cubiertas de casas y de polos industriales, si bien ha señalado que, aunque se necesitan plantas de generación de energía grandes, éstas no se pueden hacer de cualquier manera.

Respecto a las grandes instalaciones de generación renovables, que están suscitando reacciones en algunos lugares, «el Gobierno va a velar porque las cosas se hagan bien» y ha señalado que hay que integrar la preocupación ambiental y social, sin que ello suponga que no se puede hacer nada en ningún sitio.

También ha defendido el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) por el que los sectores energéticos, además del eléctrico, contribuirán a sufragar los costes regulados de la factura eléctrica y ha defendido la contribución de todas las energéticas, y no sólo del sector eléctrico, a los objetivos de descarbonización.

Más que un fabricante de baterías

Ribera, que se ha referido también a los cambios que se están produciendo en la movilidad, ha dicho que España debe ser más que un fabricante de baterías para el coche eléctrico y debe pensar también en cómo se deben «estirar» la vida útil de éstas más allá del vehículo para convertirse en un sistema de almacenamiento diferenciado.

Por otro lado, ha destacado que el actual Gobierno empezara a trabajar en transición justa para las comarcas afectadas por el cierre de las centrales térmicas de carbón, cuyo cierre se precipitó en poco tiempo, y ha calificado de «emocionante» la respuesta que ha tenido la convocatoria de manifestaciones de interés para proyectos en la conocida como España vaciada, con 4.200 iniciativas, y que ha sido la convocatoria con más respuesta de todas las convocadas.

Iniciativas para la recuperación

En el foro, también han intervenido responsables del sector energético, que han explicado las propuestas que hacen desde sus ámbitos para la recuperación.

La presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), Marina Serrano, ha indicado que las compañías integradas en la asociación -que integra a cuatro de las cinco grandes eléctricas del país- han presentado 351 proyectos por 47.000 millones de euros para optar a los fondos del programa de recuperación.

También la compañía de renovables Capital Energy, vencedora de la última subasta de renovables celebrada en España, ha presentado 50 iniciativas para optar a los fondos de recuperación.

Su consejero delegado, Juan José Sánchez, ha dicho que esas iniciativas podrían llegar a movilizar una inversión de más de 2.000 millones de euros en hidrógeno y de más de 5.000 millones de euros en almacenamiento energético.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También podrían movilizar más de 2.500 millones de euros en soluciones a partir del despliegue de activos digitales fundamentados en los activos renovables de la compañía, que van a permitir desarrollar una mayor digitalización y conectividad en áreas y entornos rurales donde se ubican sus instalaciones.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha explicado que la empresa ha presentado más de 50 proyectos vinculados al biogás y al hidrógeno verde (gases renovables) a la convocatoria del Gobierno para acceder a fondos europeos, siempre bajo los requisitos de impulsarlos de la mano de otros socios y buscando que creen empleo y riqueza y que sean rentables a medio plazo.

Por su parte, el socio responsable de Regulación Energética de KPMG España, Carlos Solé, ha dicho que el reto de que más del 70 % de la producción de la electricidad para 2030 provenga de fuentes renovables «sólo será posible mediante la gestión y la capacidad del almacenamiento».